A todos nos gusta tener recuerdos en nuestro hogar de nuestros familiares o de nuestros viajes y mirarlos de vez en cuando. En los hogares actuales no es habitual encontrar espacios decorados con fotos de familiares. Parece que no está muy de moda poner fotografías sobre la mesa del comedor, encima del mueble del salón o incluso de la tele, cuando no eran extraplanas, como hacían nuestras madres y abuelas.

Existen otras maneras, mas decorativas, de tener nuestros recuerdos cerca.

Desde Tala te proponemos una nueva forma de decorar con fotografías. Nosotros tallamos tus fotografías en madera, y las fijamos sobre una base de madera natural  más grande que hace de soporte.

Por las dimensiones del fotograbado, puedes elegir entre ponerlo en la pared, o bien sólo o haciendo composiciones y mosaicos..

O puedes ponerlo sobre una estantería, un mueble, tu mesa del despacho. Adjuntamos en la caja del fotograbado soportes y colgadores para que tu decidas dónde colocarlo.

Para decorar con mosaicos es necesario tener un elemento común que haga de base de la composición. Podemos jugar con marcos del mismo tono, en wengué, por ejemplo. Podemos elaborar mosaicos con fotografías del mismo tamaño o con el  mismo tema fotografiado. Lo importante es seguir un patrón.

Te proponemos otro tipo de composición basado en cortar en distintas partes el fotograbado  que colocamos dejando unos milímetros de separación entre las partes para dar más profundidad, si cabe, al fotograbado.

La fotografía está tallada en la madera, y se percibe al tacto las hendiduras y rebajes de la talla  realizada. El efecto que provoca es de un gran realismo a pesar de realizarse en monocromo

Las medidas en las que trabajamos son variadas pero en cualquier caso el grosor final de nuestros fotograbados en el tamaño más pequeño de 180X180mm es de 50mm. Con esto conseguimos dar rotundidad  a la pieza y más sensación de profundidad a la foto.